Date
Jueves, Septiembre 21 - 2017 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
PERSONAJE
Colecci贸n Poetas An贸nimos Sin prisa se abre camino
1 Comentarios

John Harold Giraldo Herrera es docente de tiempo completo en la Universidad Tecnológica de Pereira y está adscrito a la Facultad de Ciencias de la Educación.
Nacido en Pereira en 1979 es Magíster en Literatura y candidato a Doctor en Educación. Asume la necesidad de expresarse contando historias periodísticas escritas y desde el lenguaje audiovisual, ha ganado varios premios de periodismo como becas del Ministerio de Cultura.


Sus textos, en especial sobre cine, han aparecido en medios locales, nacionales e internacionales y es colaborador permanente de El Diario. Acaba de publicar su primer libro de poesía, toda una novedad en su amplio quehacer cultural porque siempre se le ve dedicado a otros campos. Este “secreto” estaba bien guardado.

¿Cómo logró interesar la publicación con la Fundación Arte&Ciencia?
Primero venciendo la timidez para mostrar lo que se hace y en parte eso lo logró Ángel Galeano que es el editor de la colección Poetas Anónimos que lleva unos 10 poetas que publican por primera vez y no son tan reconocidos en esa materia. Ángel ya conocía algo de mi escritura y le envié un borrador, de ahí en adelante el proceso marchó hasta llegar a la consolidación de la publicación que es muy bonita en términos estéticos.

Lo conocemos como profesor universitario, escribiendo sobre cine y comprometido con la escena cultural de Pereira. ¿En qué momento llega la poesía?
Es una combinación de formas de expresión, he sido un tanto obstinado en la necesidad de expresarme y la poesía es un modo para salir a flote con otras cosas que uno quiere decir. Creo que entrar en la poesía significa dar un brinco y superar situaciones de la vida cotidiana que dejamos plasmadas en una serie de textos que están condensados en muchas ilusiones y que dan cuenta de sentimientos, amoríos, el transcurrir de los hechos, pero también dan cuenta de algo, y es el asombro.

¿Qué caracteriza los poemas de este libro?
Son poemas ágiles cuya duración es muy breve y están  divididos en tres colores: verde cuando ya tienes la libertad para pasar; naranja o amarillo cuando hay que detenerse o alistarse para continuar y el rojo que es un pare obligado donde el pensamiento vuela más rápido para salir avante a esa condición apremiante del semáforo. Son poemas que le rinden tributo al amor, a la compañía, a la posibilidad de ser padre… este libro lo he hecho con mi hijo y esa posibilidad de re-existir marca mucho los mensajes.

 ¿Cómo es eso de re-existir?
He tenido la oportunidad de compartir con una comunidad que aprecio mucho y de la que he aprendido y son los Misak, un pueblo indígena del Cauca con el cual he podido tener contacto y he aprendido de su cosmovisión; ellos enseñan que si en la vida hay que resistir hablan a cambio de re-existir, de volver a hacer, y eso es lo que nos ocurre a los seres humanos todos los días, poder volver a ser.


Uno existe a través del poema, uno re-existe a través del encuentro con un amigo, una aventura en un viaje, apreciar a los amigos con los que se cuenta, de poder ser docente, mecánico, celador, ama de casa y en cualquier espacio en el que nos encontremos hay que tratar de reinventar la vida cada segundo.

¿Cuánto tiempo le tomó estructurar la obra?
En estos dos últimos años de mi vida, pero tengo poemas que he guardado desde que estaba en el colegio y son menos breves, y en algún momento podrán salir en otra publicación o en un evento los leo, pero están disueltos. Esta es una compilación que da pie para esa idea de transcurrir, pensar el ahora, como una posibilidad trascendente pero lo que viene también apremiante y lo que pasó como parte de todo el calendario de un ser humano que también disfruta así sea padeciendo.

¿Qué prefiere, el cine o la poesía?
Ambas, en el cine hay mucha poesía, la imagen en movimiento está llena de reverdecimientos, matices, improntas, hay una movilidad especial para poder estar en la vida. La poesía también es cinematográfica porque está llena de imágenes que permiten conjeturar circunstancias. Veo cine asumiendo su lado poético, sea perverso, sea trascendente, de detalle, histórico, y muchas veces leo poesía tratando de imaginarme toda una película.

¿Con quién aprendió a ver e interpretar el cine?
Le debo la agudeza en la visualización de películas en primer lugar a mi padre; desde que yo tenía tres años me llevó a los cines y hacía una cosa que hoy en día uno lo piensa, y es que a los 12 años cuando había películas para mayores de 18 él me acompañaba y me explicaba las escenas, hoy en día muchos niños y jóvenes consumen productos masivos sin la compañía de sus padre. También aprendí en la academia; mi formación como comunicador audiovisual en la Universidad Tecnológica de Pereira me ayudó a forjar el pensamiento crítico y pienso en tres maestros excepcionales:

Fernando Maldonado, Luz Marina Henao y un colega que aprecio mucho, Lauro Zabala, un crítico investigador cinematográfico mexicano, y luego los encuentros de críticos de cine con Germán Ossa, además la constancia de ver cine, no puedo dejar pasar una semana sin ver varias películas. Me encanta el cine comercial, hasta el cine del 25 de diciembre lo he consumido no por el ritual del desenguayabe sino porque hay que ver lo que se produce.

¿Le gusta el cine colombiano?
Me encanta porque habla de nosotros, de nuestras características y cultura; le debo al cine colombiano la posibilidad de conocer tantos lugares que la pantalla chica no muestra, por ejemplo en La Sirga la laguna de La Cocha; le debo a la película La eterna noche de las 12 lunas el haber visto por primera vez una ranchería wayuu; le debo a Óscar Ruiz Navia la posibilidad de haber conocido un personaje como Cerebro y un lugar tan hermoso como La Barra. El cine me ha permitido conocer tanto realidades como personas que me dejan maravillado.

¿Qué le han dicho sus primeros lectores?
Mi vida se desenvuelve entre la docencia, el periodismo, las aventuras como reportero y el compartir con algunos estudiantes y colegas que también escriben poesía y ha sido un placer y me ruborizo al comunicar estos mensajes en la medida que hablan de manera sensible una forma de ver la vida. Los comentarios han sido positivos, me siento complacido y hay interesados en el libro, al fin y al cabo se publica para el público.

 


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT 漏 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducci贸n total o parcial, as铆 como su traducci贸n a cualquier idioma sin autorizaci贸n escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

03:49